Coronavirus: lo que nos enseña la visualización de datos

Londres, 1854. Un brote de cólera mata a más de 700 personas en un único barrio (Soho), en tan solo una semana. No sabía porque atacaba de forma tan virulenta en un mismo punto. Entonces, a John Snow, padre de la epidemiología moderna, se le ocurrió dibujar un mapa en incluyó un incipiente gráfico de barras, reflejado el número de muertes: a mayor número de estas, mayor tamaño de la barra.


Lo que el gráfico de Snow reflejaba es que cuanto más cerca se estuviera del pozo de agua de Broad Street, mayor era el número de muertes. Así convenció a las autoridades de cerrar dicho pozo y se contuvo la expansión de la enfermedad.

Desde entonces, sabemos que la representación visual ayuda a entender y clarificar los datos, transmitiendo la información de manera mucho más rápida y eficaz. Pero ¿cómo son las representaciones que se están haciendo del coronavirus-19? Repasamos aquí las principales.

Mapa de seguimiento de la Universidad John Hopkins

La web de la JHU es una de primeras que surgió y una de las más seguidas para analizar la marcha del coronavirus.

Como puntos fuertes destaca el uso de indicadores que muestran claramente las cifras más importantes. Sin embargo, presenta algunas carencias significativas: los datos por países (casos confirmados, total de fallecidos y total de recuperados) se muestran en tres columnas distintas, lo que hace difícil tener una visión global (la vista va de un lado a otro de la pantalla. La zona central muestra un mapa del mundo con el número de casos confirmados pero, por un lado, esa información ya se facilita en la columna izquierda por lo que se está desaprovechando un espacio muy valioso dando información redundante y por otro, la representación en círculos que se superponen impide una lectura clara.

 Worldometer

Worldometer no presenta un cuadro de mando, como tal sino una web con diferente información apoyada en gráficos.

La información es clara y sencilla, no hay datos redundantes, es fácil de leer e interpretar. Transmite lo más importante de manera directa y da, a continuación, mayor detalle si se quiere profundizar. Por poner un pero, se agradecería mayor coherencia en el uso de colores.

Siguiendo con la navegación se muestra una tabla con los datos de países, de manera sistemática: positivos, fallecimientos, nuevos casos… De esta manera la información está agrupada y resulta sencilla de analizar, comprender, comparar.


COVID19INFO.LIVE

Es una web creada exprofeso para informar sobre el coronavirus, al igual que la de Wordometer. A semejanza de esta, presenta la información por bloques, navegando por la página:

El exceso de colores, cada uno con dos tonos, los datos planos (colocados en hilera, sin destacar ninguno), la falta de formato en los números y el fondo negro hacen que no se transmita con toda la facilidad que debería.

A continuación, tenemos el dato por países, pero adolece de los mismos defectos: colores invasivos y ausencia de formato en los números.


Bloomberg

Para terminar la página de Bloomberg. Al tratarse de una web informativa, es una mezcla de texto y gráficos, pero lo hace con acierto y resulta clara.

La primera parte muestra un resumen en el que hace hincapié en los países más afectados, sin repetir rótulos de manera innecesaria

A continuación, tiene un mapa en el que representa el impacto por país, pero al usar diferentes tonalidades de rojo, sin el suficiente contraste, la legibilidad no es buena. Por ejemplo, encontrar la diferencia entre el tramo [1.000-9.000] con el de [10.000 o más] es bastante complicado

Tiene algún gráfico más, pero quiero destacar especialmente el siguiente. No soy muy amigo de los gráficos de áreas, pero este tiene una fuerza tremenda a la hora de transmitir su idea. Probablemente ningún otro tipo de gráfico (ni barras, ni, desde luego, tarta) lo hubiese conseguido.

Conclusiones

Hace 160 años, la visualización de datos ayudó a contener una epidemia. Hoy en día, los epidemiólogos, virólogos y demás especialistas siguen usando técnicas similares para comprender mejor el brote de coronavirus y su expansión. Pero este interés va más allá y todos queremos estar informados y necesitamos herramientas que nos permitan a los no especialistas entender de forma sencilla la información. ¿Qué es necesario para ello?

    • Empezar por lo más importante, en este caso, las grandes cifras que deben quedar destacadas de forma clara, sin adornos innecesarios: total casos, activos, recuperados, fallecidos.
    • Apoyarse en gráficos que ayuden a comprender la tendencia: de dónde venimos, a dónde vamos
    • Usar una lógica de colores: no abusar de ellos, ser constante en su uso (siempre deben tener el mismo significado), permitir que se distingan, no usando tonalidades parecidas
    • Adaptar cada gráfico al mensaje pretendido
    • Incluir posteriormente los detalles a nivel de país para navegar a ellos (lo ideal es repetir la visualización general por cada país).

¿Y qué es lo que los datos nos muestran? Que estamos ante una lucha difícil pero que podemos ganar, como vemos en el gráfico de Bloomberg referido a China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *